La tecnología usualmente se ve como un intermediario para la enseñanza, una manera que algunas veces ayuda pero que mayormente distrae y hace pensar poco al estudiante, según ciertos docentes con metodologías clásicas. Pero esto no es del todo cierto, aquí te diremos las oportunidades que ofrece en un aula de clase.